Reductores de velocidad y bolardos

En la ciudad tenemos que convivir unos con otros, y eso es muy necesario para el buen funcionamiento de la sociedad. Uno de los campos que hay que tener en cuenta es la seguridad vial, bien sea que vayamos conduciendo un vehículo o que circulemos por las aceras como peatones. Cuando cada uno va por su lugar todo funciona correctamente, pero existen ocasiones en las que los peatones tienen que cruzar la carretera o en las que los coches tienen que pasar por las aceras. Por eso es muy necesario que estemos atentos.

En este sentido el peatón está más desprotegido en caso de un coque contra un vehículo, y por eso se aconseja que solo se cruce por los pasos destinados a tal fin. En muchas ocasiones delante de estos pasos hay unas bandas ligeramente elevadas de las carretera pintadas con colores llamativos, que actúan como reductores de velocidad o bolardos y así facilitan el hecho de que frenar en caso de emergencia sea más fácil y seguro, pues un coche a menos velocidad evidentemente es mucho más fácil de frenar que uno que vaya rápido.