5 tratamientos caseros para aclarar las ojeras

 

El estado físico y anímico puede ser detectado en una persona si nos fijamos en pequeños detalles que son externalizados por el cuerpo. Quizás el rostro es la zona más sensible a este tipo de situaciones y en particular las ojeras.

En ocasiones las ojeras se inflaman y adquieren un tono marrón o verde que es una clara señal sobre algo malo que está ocurriendo. Claro, tampoco hay que descartar casos de estrés, preocupaciones o falta de sueño.

Si quieres hacer algo sobre las ojeras para desvanecerlas un poco o acabar con ellas, aquí te enseñamos algunos tratamientos caseros.

  1. Pepino y zanahoria. El cansancio en la mirada puede ser tratado al rallar un trozo de zanahoria y pepino para ponerlos sobre los párpados por unos 15 minutos cada noche. La idea es que los mantengas en la nevera para que siempre estén fríos y así cuando los lleves a los ojos produzcan mayor relajación.
  2. Lavanda. Es un poderoso antiinflamatorio para la piel. Vierte una gota de su aceite esencia en agua, luego con la ayuda de un algodón lo aplicarás suavemente en las ojeras. No será necesario que te enjuagues después pues en realidad será muy poco lo que te untarás con esta preparación. En caso que tengas la piel sensible puedes optar por hacer una infusión con lavanda y agua para aspirar los vapores.
  3. Hielo. No puede faltar en estos casos de inflamaciones corporales. Envuelve algunos cuadros de hielo en un paño suave y deja que actué sobre los ojos por unos 15 minutos.
  4. Menta. Lleva algunas hojas de menta a la licuadora y agrega con aceite de oliva. A continuación utilizarás un trozo de algodón para aplicar en el parpado inferior justo antes de dormir. Sólo es necesario que uses una pequeña cantidad para que no sientas molestias al dormir.
  5. Compresas de leche. La leche debe estar lo más fría posible. En un vaso con leche introducirás pequeños trozos de algodón, los vas a sacar y luego a poner sobre los párpados. Permite que actué por unos 20 minutos, después retiras y te enjuagas.

También puedes probar algún tratamiento de tonificación para recuperar la firmeza de la piel y lograr así mayor tersura en el rostro.